La selección masculina canta y baila

La Nacion
17/11/2015
volumen 2 de Sres. y Sres. del musical
La selección masculina  canta y baila
Una larga fila esperaba para entrar al Gran Rex el viernes por la noche. Tan extensa como la lista de intérpretes que allí se presentarían: Raúl Lavié, Pepe Cibrián Campoy, Pepe Soriano, Alejandro Paker, Gustavo Monje, Germán Tripel, Roberto Peloni, Pablo Sultani, Eliseo Barrionuevo, Mariano Chiesa, Matías Mayer, Juan Rodó y Rodolfo Valss. Pero el verdadero protagonista de la noche sería el teatro musical. Sres. y Sres. del musical es un megarrecital creado y dirigido por Pablo Gorlero y Ricky Pashkus que cumplió su segunda edición con creces. Que un espectáculo pueda reunir a artistas tan diversos de la escena local en una única presentación era una meta ambiciosa. Pero el teatro tiene magia y la usa siempre al servicio del arte. La del viernes fue una velada que exudó comedia musical en un clima de camaradería, una bocanada de aire fresco para un género que crece en Buenos Aires, se enriquece y teje vínculos inseparables.
 
José María Muscari ofició de anfitrión junto a Bicho Gómez. Ambos hicieron las delicias de los que esperaban largar unas carcajadas con ocurrentes diálogos antes de cada cuadro musical. La primera obra homenajeada fue El Rey León. Ángel Mahler, a cargo de la dirección musical, condujo a la orquesta por las melodías de los principales hits del éxito de Disney que todavía no llegó a tierras argentinas. Luego comenzaron a desfilar ellos, los galanes, presentados al público mediante su perfil en las redes sociales y tres breves frases significativas que se proyectaron en una pantalla gigante.
 
 
Rodolfo Valss inauguró la seguidilla de solos con una conmovedora interpretación de "La tentación de Claudio", de El Jorobado de París. Luego, el setlist fue en busca de lo original en detrimento de lo popular. Barnum, The Life, Aída, Hedwig and the Angry Inch, Finding Neverland y City of Angels fueron algunos de los musicales que prestaron sus canciones para este show. Roberto Peloni, ganador del premio Hugo de Oro este año por su interpretación de Lord Farquaad en Shrek, fue ovacionado con su versión de "Confesiones de un vampiro", del musical La danza de los vampiros. Otro de los actores que pisan fuerte en la nueva escena es Mariano Chiesa. Su momento fue uno de los más impactantes: con sólo un cambio de perfil logró cantar "Confrontación", de Jekyll and Hyde, en una extraordinaria transformación en el mítico personaje de Robert Louis Stevenson. "Quiero ser un señor", de Annie, puso a Peloni, Sultani y Monje a bailar y protagonizar un cuadro desopilante. Raúl Lavié conquistó corazones con "La calle donde tú vives", de Mi bella dama, y Alejandro Paker se metió a todos en el bolsillo con su medley de The boy from Oz. Un popurrí argentino con canciones de Y un día Nico se fue..., Los tres Mosqueteros, Los Borgia y Belgrano, el defensor de los pueblos soberanos puso a cantar a la platea.
 
Hubo un solo cuadro colectivo para un hit imprescindible: "El tango del pabellón". Sultani, Peloni, Barrionuevo, Chiesa, Monje y Mayer cantaron como las asesinas de Chicago en una reinterpretación argentina. Pero si hubo un tributo al teatro y sobre todo a la vida, ese fue el momento en que Pepe Soriano, con 86 años, se subió al escenario a cantar "Si yo fuera rico", de El violinista en el tejado, obra que protagonizó en 2002. Bailó, saltó y confirmó que el carisma no acusa recibo de los años.
 
 
Hacia el final, Pepe Cibrián Campoy encarnó al Quijote de su última obra, El hombre de la Mancha, y recibió una ovación de pie. Antes de bajar el telón, una promesa: en 2016, a esta serie de recitales que comenzó con Primeras Damas, siguió con los Señores, y se completó con Damas y señores del musical se sumará Ensambles del musical.
 
LA NACIONEspectáculos
Silvina AjmatLA NACION
Volver

Vea también