Noche Corta

La Nación
16/08/2015
Una elocuente historia
Noche Corta
Domingo 16 de agosto de 2015 | Publicado en edición impresa
Teatro danza
Una elocuente historia de amor entre hombres
Por Carlos Pacheco  | LA NACION
 
   
 
La propuesta de Pashkus cuenta con espléndidas actuaciones. Foto: LA NACION / Fuentes Fernández
Noche corta / Autor, coreografía y dirección general: Ricky Pashkus / Intérpretes: Alejandro Paker, Facundo Mazzei, Patricio Sauc, Lili Popovich / Músicos: Bruno de Lucchi, Marcelo Moguilevsky / Luces: Eli Sirlin / Vestuario: Pablo Battaglia / Asistente de dirección: Juan Manuel Caballe / Sala: teatro Apolo, Corrientes 1372 / Funciones: lunes a las 21 / Duración: 60 minutos.
 
Nuestra opinión: muy buena
 
Teatro, danza y música se cruzan en escena y dan forma a una experiencia cuya dramaturgia va hilvanando pequeños textos, canciones conocidas que conformaron el repertorio de la italiana Mina (Vorrei che fosse amore, Quando Quando, Adagio) junto a temas como Cry me a river de Arthur Hamilton o Children's song de Chick Corea y Gary Burton, entre otros.
 
Noche corta habla del amor, muestra una inquietante historia entre dos hombres. El deseo, la felicidad, el ocaso, el recuerdo de una relación pasada. Cuatro estadios que van siendo repasados por el protagonista (Alejandro Paker). Mientras su imaginación recorre aspectos de ese amor, un presente asoma con fuerza. Y habrá que definir qué valor se le otorgará: por un lado, el amor es el que conduce al posible abandono pero, también, aquel que podrá renovar la oportunidad de ser feliz.
 
En un bello espacio escénico diseñado por Jorge Ferrari, en el que la luz de Eli Sirlin resulta una presencia elocuente y que aporta mucha grandeza, transcurre esta especie de historia como extraída de un sueño perturbador en el que el deseo, las pulsiones, las añoranzas de los personajes, irán describiendo un recorrido intenso y muy provocador.
 
Alejandro Paker se muestra muy seguro dando vida a ese ser que expresa su interior convulsionado y juega con diversas cualidades: la seducción, la picardía, la pasión y el dolor, siempre con mucha vitalidad. Buen histrión, va posibilitando el desarrollo de diversas escenas que siempre se destacan por su poética factura.
 
Resultan muy conmovedoras las interpretaciones de la carismática cantante Florencia Benítez y a su lado se destaca, también, la actriz Lili Popovich . Los bailarines Facundo Mazzei y Patricio Sauc recrean un mundo de fantasía a través de unas coreografías que exploran aspectos de esa relación masculina de manera refinada, sensual y por momentos de un delicado erotismo.
 
El marco musical que aportan Bruno de Lucchi (piano) y Marcelo Moguilevsky (vientos) completa de manera exquisita ese espacio sensible plagado de imágenes potentes y movilizadoras..
 
Por Carlos Pacheco | LA NACION
La Nacion
Volver